Luis Felipe Da Silva, de integrante de ADPDE a Producto de Exportación

Luis Felipe Da Silva Peña tiene 29 años y salió de Caracas siendo parte del proyecto de Algo Distinto PDE aunque desde hace ya dos meses reside en Santiago de Chile. LuiFe llegó a Santiago un mes antes que el resto del equipo porque quería verse con su papás que habían comprado un boleto de avión para visitarlo en Chile, recorrió la ciudad y se enamoró de ella aunque aún no se siente residente. Le cuesta mucho reconocerse como extranjero y le pesa no conocer la ciudad en su totalidad a diferencia de Caracas que la conoce completa y la siente suya, de Santiago se queda con la modernidad y lo que la ciudad tiene para ofrecer.

LuiFe es un caso bien particular en esta diáspora que vivimos en el país, él no tenía planes de emigrar, de hecho bromea diciendo que todo es culpa de Carmen (integrante de ADPDE), quien le dijo para viajar en la Kombi y él aceptó sin dudarlo. Antes de ese momento él no tenía ningún tipo de plan para dejar el país, a pesar de la situación que atraviesa Venezuela no quería irse, ama Caracas y aunque tiene el pasaporte europeo con el que muchos sueñan para hacer vida afuera, para él nunca fue opción.

La ruta de Algo Distinto PDE termina en Venezuela, el viaje estará completo una vez que la Kombi vuelva a Caracas. Entonces le preguntamos, ¿qué te hace bajarte antes? ¿por qué no regresas al terminar la ruta?

 “Me hace bajarme la cantidad de tiempo que falta para volver y la situación en la que está el país, viajar en la kombi no fue fácil para mí ya que iba atrás en la camioneta y sin ventanas me perdí mucho del camino. También a medida que iba avanzando en el viaje me comparaba con los demás viajeros que conocíamos y no me sentí identificado nunca con ese plan. Siempre he sido muy monótono y citadino, pensé que podía cambiarlo pero no fue así y por eso decidí bajarme. Con mucho pesar y con las ansias de poder seguir el camino en algún momento y conocer los países que quedan en la ruta”.

Santiago le ofrece facilidades de trabajo, visado y el apoyo de tener familia que vive en la misma cuidad. La modernidad de la ciudad lo deslumbra, en lo que hemos conocido del continente, hasta el momento, sin duda Santiago y tal vez en segundo lugar Bogotá resaltan en ese sentido. LuiFe tenía muy pocas expectativas de Chile en general, pero al llegar se dio cuenta de por qué su prima tenía tantos años insistiendo en que fuera.

 “Santiago me calló la boca y decidí aceptar quedarme, con todo y el poco tiempo que tenía aquí”

El acento chileno es muy distinto, a pesar de haber conocido 5 acentos y slangs diferentes en la ruta, siente que el acento chileno es de los más difíciles de entender, y acostumbrarse a ser “el venezolano” es algo que le ha chocado un poco, no desde lo negativo pero si es algo a lo que tiene que acostumbrarse. La experiencia del viaje y de la ruta es lo que lo ha sacado de su zona de confort, aprendió mucho, sobre todo a organizarse y darse cuenta que Venezuela no le ofrece las herramientas necesarias para independizarse de su familia.

Plantea su residencia en Santiago de Chile entre corto y mediano plazo, “definitivo es mucho tiempo” responde cuando le preguntan si se queda de manera definitiva en el país.

“Yo quiero volver a Venezuela así sea por vacaciones, por algún proyecto o porque todo se mejoró y entonces pueda regresar. Es en Caracas donde yo quiero estar realmente.”

Si LuiFe pudiese traer cualquier cosa de Venezuela a Chile traería el Ávila, la playa, el pueblo (Altagracia de Orituco), su familia, el ron Santa Teresa y una Polarcita… Apenas pueda, lo primero que va a hacer es ir a Venezuela, no sabe por cuanto tiempo, pero va, eso no lo duda.

El consejo de oro para los que quieren emigrar:

“Es difícil aconsejar porque yo no me quería ir para nada, yo salí de Venezuela por un plan de experiencia y regresaba. En Perú comencé a considerar la opción de quedarme debido al tiempo que faltaba para regresar y lo incómodo que se me estaba haciendo el viaje. Es muy difícil, yo no diría que se fueran, diría que se quedaran pero la decisión es personal. Yo me sentía seguro en Caracas, conocía la situación y sabía el riesgo que se corre en un país como Venezuela pero yo me sentía seguro en Caracas. Mi percepción de ciudad y país era completamente distinta a la de mi alrededor”.

¿Qué cambió que te hizo tomar la decisión de emigrar?

“Cambió la percepción de quererme independizar, no cambió mi percepción de Venezuela ni de Caracas, por más que yo fuese profesional y tuviese un buen sueldo no podía salir de casa de mi familia y eso era una realidad que ni siquiera yo que soy el principal defensor de Venezuela podía defender. Eso fue lo que me hizo quedarme aquí, que voy a cumplir 30 años y quiero crecer desde ese punto de vista, seguir siendo el mismo mamarracho de siempre, pero siendo un adulto responsable que vive solo”

Contentos por él y su decisión de establecerse despedimos a LuiFe, el viaje está lleno de sorpresas y giros inesperados. Al salir siempre contemplamos la posibilidad de quedarnos regados por el camino para que situaciones como esta no nos tomaran por sorpresa. En la ruta hay mucho de aprendizaje y crecimiento, como es el caso de este testimonio. Desde Argentina te pesamos y te extrañamos. Lupita te manda un beso <3

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *